Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Una aldea surfera de la que nunca te querrás ir

El Pueblo Mágico de Sayulita es más bien una aldea de libertad. Es un pequeño poblado en el sur de Nayarit, a unos 50 minutos de Puerto Escondido, que ofrece un escape de la ajetreada vida urbana, vistas preciosas, olas perfectas para surfear y gente cálida y amable. Irse de Sayulita es de las decisiones más difíciles que se toman en la vida. 

Comenzó a recibir turismo en la década de los 70 del siglo pasado, por lo que ha crecido con el mismo espíritu libre y jipi que se profesaba en esos tiempos. Aunque ha cambiado muchísimo en las últimos años y ahora se pueden encontrar tiendas de diseño, restaurantes con las tendencias culinarias más actuales y centros nocturnos de todo tipo. 

¿Qué hacer en Sayulita?

Surf y Paddle Board

Este Pueblo Mágico creció alrededor del surf y no vivir la experiencia es dejar de lado una parte importantísima de la esencia de Sayulita. Hay muchas escuelas de surf capacitadas para enseñarle a quien sea, sin importar su edad, pero sí es un deporte extremo y que necesita mucha dedicación, por lo que hay otras alternativas, como el buggy board o simplemente disfrutar la playa y ver cómo los expertos y aprendices montan esas olas perfectas. 

El paddle board es otra buenísima opción para las actividades acuáticas. El mejor lugar para hacer esto es en Lo De Marcos, un pueblo a 20 minutos de Sayulita con playas vírgenes y aguas tranquilas. Aquí se rentan tablas diseñadas para estar de pie sobre ellas y remar. Aunque también tiene su nivel de dificultad, es una actividad muy relajante y diferente que se practica en oleajes tranquilos, por lo que es menos extremo que el surf. 

Senderismo en el Cerro del Mono

El Cerro del Mono es una montaña de aproximadamente 350 metros de altura muy cerca de las playas de Sayulita. La caminata es cuesta arriba así que puede ser exigente, pero las vistas y la vegetación que se viven durante este trayecto valen toda la pena. 

Si comienzas el trayecto por ahí de las seis de la tarde, para que cuando se alcance la cima se pueda ver el extraordinario atardecer en el horizonte del Océano Pacífico, podrás vivir una experiencia mágica y un poco surreal. El regreso, evidentemente, es de noche, por lo que sugerimos ir en grupo y con guías especializados, para evitar cualquier contratiempo. ¡No olvides tu cámara!

Los mejores souvenirs

En el Pueblo Mágico de Sayulita no hay tiendas comunes y corrientes, como en casi cualquier lado del mundo. Aquí las tiendas son únicas, cuentan historias y evocan a la creatividad y la originalidad. Aunque la zona comercial es pequeña las compras pueden llegar a tomar un buen rato, pues la oferta es muy variada y tan interesante que el tiempo pasa rápido. Además, entre tienda y tienda hay buenas ofertas de heladerías y sodas que hacen esta actividad amena y relajante. 

¿Sabías qué?

La tierra donde ahora se encuentra Sayulita solía ser una hacienda en la que se producía aceite de coco. En los años 30, el hacendado Don Santiago les dejó la tierra a los trabajadores y eso formó el ejido de Sayulita. 

Recomendaciones

Aquí el sol es muy fuerte, no dejes de usar protector solar biodegradable. 

Sayulita tiene temporadas muy altas de turismo, como verano y Semana Santa,planea y reserva con tiempo. 

¿Cómo llegar?

Sayulita se conecta con las principales ciudades y pueblos de la región a través de la carretera federal 200 Tepic-Vallarta. 

Está a 38 km del Aeropuerto Internacional de Puerto Vallarta y se puede llegar en transporte público o privado.

Créditos

Texto: Mariana Viramontes

Imagen destacada: Gustavoarroyofotos / CC BY-SA(CDI)

Comparte el amor por México

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email