Aculco de Espinoza

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Pueblo Mágico lleno de encanto al norte del Estado de México

Aculco es un bello Pueblo Mágico de ambiente tranquilo y clima agradable, rodeado de cerros, ríos, cascadas y otras maravillas naturales al noroeste del Estado de México . Aquí los pintorescos andadores, las plazas arboladas, las calles y los callejones de adoquín alojan monumentos y edificios coloniales de gran valor histórico y cultural, que esperan pacientemente a ser explorados por los aventureros que se internan en sus místicos rincones.

A continuación te contamos sobre algunos de los principales atractivos de Aculco, Pueblo Mágico, y te compartimos información que podrá enriquecer tu visita.

A dónde ir y qué hacer en Aculco

Paseo por el Centro Histórico

Una de las mejores formas de descubrir los secretos y memorias de Aculco es a través de un recorrido por las calles de su Centro Histórico. La Plaza de la Constitución, es un excelente lugar para iniciar la exploración, un agradable parque arbolado decorada con su clásico quiosco octagonal. Del otro lado de las calles de piedra que lo enmarcan llega un aroma delicioso que abre el apetito, proveniente de los restaurantes y cafés alojados en bonitas construcciones de fachada blanca, con pilares, arcos de cantera y techos inclinados cubiertos de teja roja, al estilo típico de la región.

A dos cuadras se oculta el manantial que por siglos ha dado de beber a los aculquenses, sobre el que se construyeron los lavaderos públicos del pueblo en 1882. Además de ser un hermoso lugar histórico, está lleno de misterio y rodeado de leyendas, como la de los niños enclaustrados en un árbol del lugar por obra de una bruja, o la del campanero y su amante.

No muy lejos descansan la Casa Hidalgo, donde se alojó Miguel Hidalgo en su paso hacia la Ciudad de México, la plazuela de José María Sánchez y muchos otros lugares cargados con la historia de este encantador Pueblo Mágico.

Parroquia y ex Convento de San Jerónimo.

El antiguo Convento de San Jerónimo se empezó a construir en 1540 por orden de los monjes franciscanos que llegaron de Europa a evangelizar la Nueva España, hoy el viejo edificio es uno de los tesoros culturales más significativos de Aculco. Frescos jardines con árboles y arbustos cuidadosamente podados separan el claustro de la parroquia, edificada más de un siglo después. La pequeña iglesia tiene una belleza deslumbrante y diferente, pues los indígenas que la construyeron agregaron elementos de su cultura a la fachada barroca, creando un maravilloso estilo sincrético conocido como Tequitqui. Este templo también es hogar de varias piezas de arte sacro de gran valor, como La Última Cena del maestro Miguel Cabrera, uno de los principales representantes del arte virreinal.

Cerro Ñadó

Al suroeste de Aculco de Espinoza se eleva el Cerro Ñadó, un majestuoso rincón del Estado de México que aloja y da nombre a varias maravillas. El Río Ñadó corre entre saltos y cascadas por las faldas del lado oriente de la montaña y se alimenta de pequeños arroyos que vienen de distintos rincones de la región, para desembocar en la presa con la que comparte nombre. La inmensa laguna artificial nutre la tierra y alimenta a varias especies de plantas y árboles regionales, convirtiendo el espacio en el escenario ideal para un paseo en lancha, una noche de campamento o un almuerzo al aire libre. En la cima, los abundantes bosques que cubren la ladera dan paso a imponentes salientes rocosas, cariñosamente conocidas como El Pelón de Ñadó. Los muros del risco dibujan caprichosas formas que pueden llegar a los 3,300 metros de altura, convirtiendo el lugar en un favorito de los amantes del rapel y el montañismo.

¿Sabías qué?

Algunas comunidades otomíes viven en esta región, pueblos de grandes tradiciones que conservan las costumbres de sus ancestros, como los trajes típicos de manta bordada.

Recomendaciones para visitar el Pueblo Mágico de Aculco

Cuando vengas a Aculco no te pierdas de los exquisitos platillos regionales, como los escamoles, las carnitas, el queso aculqueño y la barbacoa.

Si visitas Aculco a finales de septiembre, aprovecha para conocer las coloridas tradiciones locales en la Fiesta de San Jerónimo, el patrón del pueblo, donde se realizan danzas, muestras gastronómicas y otras actividades culturales.

Cómo llegar al Pueblo Mágico de Aculco

Aculco de Espinoza se comunica con las principales ciudades de la región a través de la carretera estatal 330, la cual desemboca en la Autopista Federal México-Querétaro.

Créditos

Texto: Mariana Viramontes

Imagen destacada: Adrianacual [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Comparte el amor por México

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email